La FCC ha concedido el permiso para que la MPPA pueda activar un control preventivo en los PC para evitar el pirateo de películas. Se trataa de una noticia que está desconcertando al mundo del negocio y a los usuarios de la red pues afecta directamente al modelo de la industria audiovisual y a la libertad individual del internauta.

La política de la FCC, que ya está siendo acusada de ceder al lobby demócrata de Hollywood, ha levantado una ola de críticas en Estados Unidos.

>reproducimos más abajo el texto publicado en<

http://www.boingboing.net/2010/05/07/fcc-hands-hollywood.html

The FCC has given Hollywood permission to activate the “Selective Output Control” technologies in your set-top box. These are hidden flags that allow the MPAA to deactivate parts of your home theater depending on what you’re watching. And it sucks. As Dan Gillmor notes, “Fans of old TV science fiction will remember the Outer Limits. Given Hollywood’s victory today at the FCC — they’ll be able to reach over the lines and disable functions on your TV — the intro to the show takes on modern relevance.”

The FCC says that they’re doing this because they believe that if they do so, the MPAA will start releasing first-run movies (the ones that are still in theaters) for TV. They say that Hollywood won’t make these movies available unless they get Selectable Output Control because SOC will stop piracy.

This is ridiculous.

First, it’s ridiculous because this can’t ever stop piracy or get first-run movies into your living room. Even with SOC, the studios are not going to release high-value movies that are still in theatrical distribution for viewing in your house, where you could set up a tripod and high-quality camera (along with ideal lighting) in order to make your own camcordered copy and put it online.

Now, the FCC could have solved this by saying that only movies that are in their first theatrical release run can have SOC turned on, but they didn’t, because they knew that the MPAA was lying through its teeth about using SOC to enable the “new business model” of showing you first run movies in your home.

Second, it’s ridiculous because it’s possible in the first place. The FCC (and the candy-ass consumer electronics companies) allowed for Selectable Output Control to be inserted into your devices even though they claimed all along that they would never allow it to be used. Read your Chekhov, people: the gun on the mantelpiece in act one will go off in act three. Allowing the MPAA to get SOC in your set-top box but “never planning on using it” is like buying a freezer full of chocolate ice-cream and never planning on eating it.

If the CE companies and FCC wanted to prevent SOC from being used, the best way of doing that would be to not include it in devices in the first place.

Finally, this is ridiculous because of what it’s really for: ensuring that Hollywood gets control of all the features in your home’s devices and computers. Here’s how that works:

  • SOC only works with DRM-crippled outputs, like those locked with HDCP, DTLA, etc.
  • Now that some content will have SOC on it, every manufacturer will race to add SOC (and hence HDCP and DTLA and so on) to their devices
  • The committees that run DTLA and HDCP and other DRM cartels are absolutely in thrall to the MPAA. When I’ve attended DRM committee meetings, I’ve watched the MPAA reps tie the consumer electronics guys in knots, playing them off against each other, bullying them, dirty tricking them
  • Putting DTLA or HDCP in your devices isn’t simple: in order to do so, you have to comply with an enormous about of restrictions that the MPAA dreams up and crams into the license agreements (much of these agreements are secret, and not available for regulators or consumer to inspect)
  • Ergo: now that the FCC has allowed SOC in devices, all devices will have SOC, and since SOC comes with DRM, and since the studios control DRM licensing, and since they shove all kinds of restrictive crap into DRM licenses, the FCC has essentially just guaranteed that the future of all media will be controlled by Hollywood, to our eternal torment and detriment

Now here’s the really scary part:

I’m not just talking about TVs and set-top boxes here. This stuff is targetted squarely at operating system vendors. Both Apple and Microsoft have enthusiastically signed onto adding DRM to their OSes in order to comply with HDCP, DTLA and other “device-based” DRMs.

In the PC world, compliance with DTLA and HDCP rules isn’t just about what features the OS can have, but what features the video cards, hard-drives, network interfaces, motherboards and drivers can have.

So the FCC has just handed the keys to specify drivers and components for general purpose PCs to the thrashing dinosaurs of Hollywood. Because even your cheapo netbook or homebuilt Linux box relies on components that are manufactured for the gigantic mainstream PC and laptop markets.

Now that the mainstream component market has a new de-facto regulator at the MPAA, watch for all of those components to come with restrictions built in.

The Obama White House has done some good, but its administrative branch is stuffed with Hollywood lawyers who are Democratic Party stalwarts. The FCC has some great tech people on this, but the commissioners’ staffers who wrote this memo are either the most credulous yokels that ever met an MPAA lobbyist, or they’re in the pockets of Big Content.


Anuncios


Se ve mucha televisión pero se lee y se publica poco sobre el medio

Un artículo sobre televisión / cultura /publicaciones  firmado por el peridista Ángel Fernández de El Mundo. Habría mucho que escribir sobre televisión por parte de teóricos y analistas. Las publicaciones sobre televisión se leen poco. ¿Dónde está el problema? ¿Los contenidos de esos libros no interesan? ¿Los lectores no leen sobre televisión?

http://www.elmundo.es/elmundo/2010/04/17/comunicacion/1271517961.html

La transparencia como forma de la objetividad.

Etica y periodismo. La era de los links retoma el lugar de la era del papel. Implicaciones del concepto de  representación de la realidad.

David Wienberger

http://www.hyperorg.com/blogger/2009/07/19/transparency-is-the-new-objectivity/

La transparencia es la nueva objetividad
Un amigo me pidió que publique un explicación de lo que me refería cuando dije en PDF09 que “la transparencia es la nueva objetividad”. En primer lugar, pido disculpas por el cliché de “x es el nuevo y.” En segundo lugar, lo que quise decir es que la transparencia ahora ha sustituído la vieja objetividad en la ecología del conocimiento.
Fuera de la esfera de la ciencia, la objetividad está desacreditada en estos días como algo más que una aspiración, y hasta esta aspiración parece bastante imprecisa. El problema de la objetividad es que se trata de mostrar lo que se ve del mundo desde ningún punto de vista particular, que es como preguntarse a qué se parece  algo en la oscuridad. Sin embargo, la objetividad – incluso como un objetivo inalcanzable – tuvo un papel importante en el cómo hemos llegado a confiar en la información, y en la economía de los periódicos en la era moderna.
Así constatamos como esto empujó al principio a los periódicos en contra de los blogs. Se nos dijo que los bloggers tienen agendas, mientras que los periodistas nos dan una información objetiva. Por supuesto, si usted no cree que la objetividad es posible, entonces usted cree que la pretensión de objetividad  en realidad esconde los sesgos que existen inevitablemente. Eso es lo que quería decir cuando, durante una conferencia de bloggers de prensa en la Convención Nacional Demócrata 2004, le pregunté al ganador del Premio Pulitzer, el periodista Walter Mears a quién estaba estaba apoyando para la presidencia. Me respondió (parafraseando!), “Si se lo digo, ¿cómo se puede confiar en lo que escribo?”, A lo que respondí que si él no nos dice, ¿cómo podemos confiar en lo que está en los blogs?
Entonces, ese es uno de los sentidos en el que se usa la transparencia como la nueva objetividad. Lo que se solía creer, porque pensábamos que el autor era  objetivo, ahora creemos porque podemos ver a través de los escritos del autor a las fuentes y los valores que le llevaron a esa posición. La transparencia da al lector información por la que se pueden eliminar algunos de los efectos no deseados de aquellos parcialidades siempre presentes. La transparencia nos lleva a aceptarla como la forma utilizada para la objetividad.
Este cambio hace parte de la época actual.

La objetividad  puede  presentarse como un punto de llegada para la credibilidad: Si la fuente es objetiva y bien informada, habrá razones suficientes para creer. La objetividad del periodista es un punto de llegada para la investigación del lector. Esa fue parte del gran valor final reclamado por los periódicos: “No se puede creer lo que leí en un periódico sensacionalista tendencioso, pero como nuestro objetivo es la noticia,  su investigación puede ya detenerse aquí. Los sistemas de acreditación se apoyan sobre la misma base: Usted puede detener su búsqueda  cuando se llega a una autoridad con credenciales que dice: “Yo me ocupo. Puedes creerlo.” Fin de la historia.

Pensamos que se trata de cómo funciona el conocimiento, pero resulta que es realmente cómo funciona el papel. La transparencia prospera en un medio con vínculos, para que, literalmente, se puedan ver las conexiones entre las pretensiones del proyecto final y las ideas con las cuales se informó. El papel, por el contrario, sólo aspira a los enlaces o vínculos. Se puede buscar una cita, pero eso es caro, consume tiempo y esa actividad tiene más probabilidades de resultar en fracaso que éxito. Así, durante la Edad del papel, nos acostumbramos a la idea de que la autoridad venía en forma de una señal de stop: Usted ha llegado a una fuente cuya fiabilidad no requiere de mayor investigación.
En la Edad de los links,  seguimos utilizando las credenciales y confiamos en las autoridades. Estas son maneras de ampliar los conocimientos indispensables, es decir, haciéndonos saber más de lo que sólos cualquiera de nosotros podría hacerlo. Sin embargo, cada vez más, las credenciales para el mejor trabajo  y la autoridad del conocimiento  se halla  en la mercancía, el tema ya está establecido y no vale la pena discutir sobre eso. En los bordes de los conocimientos – en el análisis y la contextualización que los periodistas hoy en día nos dicen que es su valor real – que quieren, necesitan, pueden tener allí se halla la transparencia. La transparencia añade a  la información   una manera de ver  la forma que pueden sus tener  hipótesis y  valores , y nos permite ver los argumentos que el informe resuelve de una forma y no otra. La transparencia – la capacidad incluída  de ver a través del proyecto publicado – a menudo nos da más razones para creer que una iformación posee la pretensión de objetividad de quien lo hizo.
De hecho, la transparencia presupone la objetividad. Cualquier persona que proclama la objetividad debe estar dispuestos a respaldar esta afirmación dejandonos ver las fuentes, los desacuerdos, y los  supuestos   valores personales, existenes fuera del texto. La objetividad sin transparencia cada vez más se parecerá a la arrogancia. Y luegoes  una tontería, ¿por qué deberíamos confiar en lo que una persona – con la mejor de las intenciones – insiste en que es cierto cuando en cambio podría tener una red de pruebas, de ideas y argumentos que mostrar?
En resumen: La objetividad es un mecanismo de confianza de aquellos que confían en que su medio de comunicación no puede tener enlaces. Ahora nuestro medio lo puede.

El debate público sobre el derecho de propiedad y el pirateo suele estar dominado por la agenda de la gran industria  norteamericana, las improvisaciones gubernamentales – como en España- que van siempre por detras de los requerimientos del mercado y el tercer actor: los usuarios de Inernet. Estos  presionan constantemente para lograr una respuesta a la demanda de libertad total en la Red pero sin pararse a considerar todos los aspectos de la cuestión: económicos, culturales y éticos.

He aquí un texto que plantea Nico Meissner, a mi entender con gran acierto, que es guía para el debate de los conceptos en juego partiendo de una visión ética para llegar a propuestas concretas . Espero sus cmentarios.

Piratas forzosos y la ética de Cine Digital [1]

Nico Meissner

En este documento voy a discutir las consideraciones éticas en relación con el advenimiento de la tecnología digital – principalmente  Internet – y su impacto en el sector cultural, especialmente el sector del cine. Aunque se puede haber llegado a la conclusión de que el intercambio ilegal de archivos es éticamente cuestionable, son más bien las acciones, o mejor la inacción de la industria del entretenimiento lo que es moralmente incorrecto. Este documento intenta no hablar tanto de las implicaciones éticas del intercambio de archivos en sí, sino añadir el discurso intelectual, mediante la presentación de estrategias del uso compartido de archivos y debatir las implicaciones éticas que las rodean. La importancia del documento presentado en la temática de la conferencia de ETICA[2] radica en que se ocupa de  Internet – el único y más importante desarrollo de 1as tecnologías de información y la comunicación de hoy.

Internet es celebrado como un gran medio de democratización   que no sólo hace innecesario (Schulz, Held, Laudien 2005) a los vigilantes individuales que controlaban el acceso a la información en los medios de comunicación tradicionales, sino que también permite mayor libertad de elección de la información y, en general una mayor disponibilidad. Mirándolo desde la perspectiva del  medio fílmico, los productores ya no dependen de la misericordia de los exhibidores  cuando quieren mostrar sus obras. Como resultado, el público tiene mayor opción para  satisfacer su curiosidad sin ser supervisado por  los mediadores.

Sin embargo, este nuevo escenario que fue acogido con satisfacción también dio lugar a efectos secundarios que no son necesariamente vistos como algo positivo.

Antes de Internet, las películas podían ser consideradas productos básicos en el sentido de Marx, por ser ” cosas físicas externas a los seres humanos que poseen ciertas propiedades que satisfacen deseos o necesidades humanas “(Walker Y Chaplin de 1997, 181) y “depósitos de valor que puedne ser intercambiados para otros bienes o por dinero “(ibíd.). El ser una mercancía estaba acompañado por dos características más. Las películas eran un producto escaso. Su disponibilidad era finita. Había, por tanto, rivalidad entre unas y otras. En segundo lugar, si la gente quería ver una pelicula en el cine, tenía que comprar un billete de cine, un VHS / DVD o una suscripción al  cable, junto con una licencia de televisión, en algunos países. Las películas eran excluibles. Eran lo que los economistas llaman un “bien privado”.

La tecnología digital, especialmente  Internet, cambiaron esta situación. Las películas ya no son rivales. Si veo una película, otra persona puede ver la misma copia exacta, exactamente  al mismo tiempo. Como Lessig (2008) señaló ampliamente, las películas, al menos por el momento, no parecen que puedan eludirse por más tiempo de esta situación. No hay tecnología de protección de derechos de autor, hasta ahora, que fuera capaz de impedir completamente la distribución de películas. Las demandas contra Napster y más recientemente la Pirate Bay y Mininova, así como contra un sinnúmero de personas han causado mucha  atención pública, pero nunca han tenido el resultado o de detener, o al menos  disminuir el  intercambio de archivos. Internet convirtió las películas, al igual que otros productos basados en la información, en  bienes públicos, que ni rivalizan ni se excluyen entre sí. Descargar   una película en Internet significa tener infinidad de copias de la misma película sin ningún coste adicional.

El advenimiento de  Internet   provocó un cambio importante para los productos fílmicos, bienes que ya no son privadas sino públicos. Esto trajo consigo un nuevo problema: el intercambio ilegal de archivos.

El paso desde el privado al bien público

Dado que nadie puede ser excluido del uso de un bien público, la gente puede

teóricamente disfrutar del uso de forma gratuita. Este es el problema del polizón de los bienes públicos. Viajar sin pagar en  un tren o vivir en un país, gozando de protección

por las fuerzas armadas, del uso de carreteras o de un sistema de salud pública, pero sin pagar impuestos son ejemplos del problema del polizón. El problema es que en el caso de un  polizón de una película en un medio digital, esto se llama polémicamente  “piratería.

Hay innumerables estudios sobre el impacto de la piratería – en contradicción con la conclusiones. Algunos sugieren un efecto de sustitución, concluyendo que los costes de la piratería a la industria del entretenimiento son enormes cantidades de dinero debido a las ventas perdidas (Liebowitz 2004, Zentner 2004, Rob & Waldfogel 2004, Hui & PNG 2003). Siwek (2006), por ejemplo, encontró que la piratería de películas cuesta sólo a los EE.UU. la cifra de 20,5 mil millones dólares anuales. Según el Oxford Economics (2009), la Industria del entretenimiento del Reino Unido sufre, debido a la piratería, una pérdida anual más manejable de 500 millones de libras,

Contrariamente al efecto de sustitución, otros estudios (Oberholzer y Strumpf 2004, Blackburn, 2004) sugieren la existencia de un efecto de muestreo, que significa que la gente usa los medios de comunicación pirata para probarlo y después comprarlo. La visión  de estas muestras tiene por efecto incluso aumentar las ventas de medios (Andersen & Frenz 2007).

En este punto, es útil hacer una distinción con respecto a mi uso de la la palabra “cine”. Cuando hablo de filmes y películas, me refiero a todo un género de imágenes en movimiento. La única distinción lógica aparece entre títulos  convencionales y no convencionales [3]. Porque, mientras que para el segundo, el intercambio de archivos parece indicar un efecto de muestra, o se utiliza simplemente como una forma de distribuir un título  (ejemplos de películas que utilizan el intercambio de archivos “con éxito” incluyen INK, Steal This Cine y Four Eyed Monsters), en el caso de las tarifas de Hollywood, el intercambio de archivos más bien implica un efecto de sustitución (Blackburn, 2004).

Consideraciones éticas de intercambio de archivos. Una breve discusión de Kant

Según Pievatolo (2004, 2008) y Pozzo (2006), Immanuel Kant considera un libro como a) un elemento físico y b) una representación del discurso del autor con su público. En general,  según Kant no hay oposición a la copia de un bien físico por la persona que la compra. Una vez que un bien físico (en nuestro caso  un DVD) se compró, este producto es de propiedad del comprador, se puede copiar o manipularlo, si le place. Pero la reproducción no es la misma que re -publicación.

Sin embargo, si el elemento físico en sí mismo es una propiedad, el discurso no lo es. Kant por lo tanto, rechaza por completo el concepto de la propiedad intelectual dado que un discurso  no es algo físico y por tanto tanto no es una propiedad. En cambio, es central para la ética de Kant es proteger el derecho de  autor  centrándose en la libertad personal – es decir, el autor —  “siendo humana la calidad de ser dueño de su propia obra ” (Kanten Pievatolo 2008). Kant lo ve como la libertad personal del autor para decidir, quién es su portavoz, es decir, quién está autorizado para hablar a un público en su nombre. Debemos, pues,  considerar el autor cuando se formulan  juicios éticos.

En un entorno digital, si el autor no tiene ningún tipo de interés comercial en su película, pero quiere llegar a un público amplio, el intercambio de archivos puede ser muy positivo. Los cineastas no convencionales  en general podrían experimentar un efecto de publicidad a través de la piratería, lo que les proporcionaría más ingresos. Si el ingreso es lo que se busca con el intercambio de archivos, esto se observa bajo una luz positiva. Sólo en el caso del intercambio de archivos que conduce a un efecto de sustitución – que parece ser asociado a las películas más populares – con el fin de maximizar el éxito comercial que es la voluntad del autor, ese intercambio de archivos puede ser considerado como éticamente incorrecto.

Pievatolo (2008) incluso va tan lejos como para afirmar que en Internet “nadie habla  en nombre de otro “, razón por la cual el portavoz del autor es una versión no autorizada . A partir de allí deduce que Internet convierte los derechos de autor en algo inútil. Me opongo a esta declaración. Aunque las personas que comparten archivos no se presentan como  editores (es decir, portavoces del autor), de hecho esto es lo que están haciendo; porque vuelven a publicar el trabajo de un autor. Re autorizar la publicación perjudica a la libertad personal del autor.

Kant nos deja con un dilema. No sólo puede ser interpretado como quien se

opone a los derechos de autor (véase Pievatolo 2008), sin también  como quien defiende los derechos de autor (Pozzo, 2006). Lo que aún hace más complicado es que, en caso de que aceptemos que se puede seguir desde Kant que es el autor quien decide si el intercambio de archivos es correcto o incorrecto, es aparentemente imposible para el que comparte el archivo  saber lo que el autor quiere. Por lo tanto, una condena general del intercambio de archivos como injusto o poco ético nunca puede ser correcto. La solución de este dilema, sin embargo, no es el enfoque de este documento.

Permítaseme un breve vistazo a las consecuencias de la piratería. A nivel personal, como ya se ha mencionado, no sabemos si la piratería  perjudica los beneficios del  productor de los una película. Sabemos de los beneficios del pirata por tener acceso a una abundancia de información cinematográfica y de entretenimiento. Esto, sin embargo, no convierte a la piratería en  un acto inmoral.

En el plano de la sociedad, volveré a intentar aplicar Kant: “Nunca se debería actuar como una excepción de tal manera que yo pudiera también convertir mi máxima en ley universal “(Blackburn, 2001, 120). En el caso de la piratería, estamos frente a la situación hipotética en la que todo el mundo piratea películas digitales.

Este escenario daría lugar a que todos tengan acceso a todas las películas (que es una buena cosa). Suponiendo que la piratería como una ley universal conduzca a un efecto de sustitución completa (que en sí mismo es una suposición más valiente, porque los estudios han demostrado que los resultados se contradicen), las películas perderían toda su ingresos. Esto entonces significa que, posiblemente, las películas, como un producto comercial, ya no podrían sobrevivir. El cine como un medio, o incluso como una forma de arte debería pervivir, dado que la creación no sólo está motivada por el interés  monetario[4].

Sin embargo, son los éxitos de taquilla lo que más interesa a  la mayoría de la sociedad. Si hacer películas estuviera únicamente motivada por el beneficio económico, probablemente desaparecerían. El resultado positivo de la piratería, que todo el mundo tenga acceso a todo,  ya no es tan válido[5].

Es sobre la base de ser una ley universal que la piratería podría ser considerarada éticamente equivocada4. Además, el intercambio de películas digitales sin la autorización del autor  lesiona la libertad personal de decidir a su portavoz. Por otra parte, la situación de cada persona al tener acceso a cada película sería moralmente correcta, ya que en general daría lugar a más información y entretenimiento para la persona. Fomentar este resultado y evitar la piratería por lo tanto sería deseable.

Hay dos tipos de propuesta que permitan el lado positivo de la tecnología digital, sin fomentar la piratería. Aceptando que los bienes de información son bienes públicos, esto nos lleva a un grupo de estrategias. Otra es la estrategia Chris Anderson (2009), la de dar los bienes de información de forma gratuita.

Resolver el problema del libre acceso

Hay una serie de estrategias sobre los bienes públicos para evitar el problema del parasitismo

En el caso de las películas, la más prometedora es la solución de Coase, convertir un pago de bien público en un buen club, adoptar el pago como norma social y la prestación o subsidios del gobierno. Dado que la financiación del gobierno y las subvenciones fiscales para la realización cinematográfica ya tienen lugar, me gustaría concentrarme en las posibilidades que el mercado tiene para  evitar el parasitismo.

La solución de Coase tiene por objeto facilitar a los beneficiarios a encontrar una u  otra forma. De este modo, pueden reunir su dinero y así pagar para la producción de su producción fílmica deseada.

Hacer un pago como norma social lleva a las audiencias  a reconocer que la piratería es moralmente incorrecta y por tanto que se debe pagar por el contenido creativo.

En cuanto a los bienes públicos en un buen club significa tratar de hacer un –

producto no exclusivo uno de carácter exclusivo. La protección de copyright fue uno de esos intentos. Sin embargo, las barreras técnicas no resultan eficaces (Doctorow 2009). Además, ha de tenerse en cuenta si  los costes para el desarrollo de las cada vez más nuevas tecnologías para excluir a los free-riders superan los beneficios obtenidos cuando se convierten en clientes de pago. Sin embargo, como Doctorow (2009),Cuba (2009), Kelly (2008) y Bahanovich y Collopy (2009) sugieren, la respuesta sólo podría consistir en la solución de Coase en sí. Al proporcionar un lugar en  Internet donde las personas pueden ir y encontrar todas las películas que desean – una tienda ventanilla – y luego comprar las películas con el menor esfuerzo posible (esto sugiere un modelo de suscripción ya que haría innecesarias  las transacciones individuales), el paso de la película como un bien público a la película como un buen club podría tener éxito. Kelly (2008) declaró que la gente podría no querer pagar por un bien público en línea, pero  que pagarían por un acceso inmediato y accesible que podría aportar una ventanilla única para los productos fílmicos. Apreciación de Bahanovich y Collopy (2009):  apoyar una ventanilla única porque la gente no se limita al intercambio ilegal de archivos si existen alternativas jurídicas que ofrecen una mayor oferta de productos. Además, Casadesus-Masanell y Hervas-Drane (en Silverthorne 2007) estudiaron las interacciones de iTunes y peer-to-peer file para compartir y llegaron a una conclusión similar: “para competir con eficacia contra el P2P, la distribución digital en línea debe tratar de ser accesible y atractivo para los consumidores. “El atractivo de una ventanilla única (como iTunes) radica en que recoge sus puntos fuertes (los de ser legal, rápida, fiable y fácil de usar y ofrece metadatos) y la imitación de los puntos fuertes de peer-to-peer (variedad de contenido, no restricciones como la protección de los derechos de autor) (Casadesus-Masanell y Hervas-Drane en Silverthorne 2007).

El concepto propuesto por Chris Anderson  (2009) de ofrecer productos de entretenimiento libre, pero cobrando por cosas que no se pueden copiar es otra estrategia para evitar que la piratería siga alentando la disponibilidad universal de las películas. Anderson observa que  los productos de los Media  ya no son bienes escasos, sino infinitos, lo que provoca algunos mecanismos económicos:

• Los costos marginales de productos de entretenimiento en Internet son

casi cero.

• La competencia en un mercado libre siempre lleva los costes de un producto a los costos marginales.

• El precio de los productos de entretenimiento en Internet, por lo tanto, irá hacia la deriva del coste cero.

• Cuando regalar cosas es gratis, esas cosas dejan de generar ingresos.

Ya no pueden considerarse como un producto. Sin embargo, se convierten en recursos libres para otros productos, que pueden crear nuevos mercados.

• Los bienes escasos  pueden ser vendidos a un precio por encima de sus costes marginales.

Anderson, por lo tanto, ve una oportunidad económica en no cobrar por los contenidos creativos, sino construir un negocio alrededor de ellos mediante la venta de bienes escasos. Kelly (2008) deduce, lógicamente, “cuando las copias son gratis, se necesitan vender cosas que no se puedan copiar “. Enumera ocho formas de ganar dinero en línea con productos a base de la información:

• Inmediatez: La gente quiere descubrir las obras creativas en cuanto se publican. Un estreno tiene más atractivo que una copia gratis dos semanas después.

• Personalización: La versión normal es gratis. Sin embargo, una versión individual

hace que los costos rindan  dinero.

• Interpretación: El producto es libre, pero el manual del usuario o al usuario de servicios se les cobra.

• Autenticidad: Si realmente viene del artista, las personas lo valoran más.

• Accesibilidad: La gente quiere todo, en todas partes, todo el tiempo. ITunes

hizo de esta su modelo de negocio.

• Producto físico: Una copia física, un hecho real – algo que no existe en forma digital.

Los libros tienen más valor que los archivos PDF. Las películas de una gran pantalla tienen más valor que en una computadora portátil.

• Patrocinio: el público quiere apoyar a los artistas. Pero necesitan tener la certeza de que el dinero llegue a los artistas y que están pagando una cantidad justa.

• Facilidad de localización: el arte tiene que ser accesible. Así, desde la perspectiva del artista, ser encontrado en la Red es de gran valor. Desde la perspectiva de una audiencia, tienen más valor las cosas que accesibles   que las desconocidas. Anderson (2009) añade:

Freemium: Disribuir muestras gratuitas / y cobrar  por una versión

premium / o versión avanzada.

• Publicidad: regalando cosas se crea el público quienes dan a conocer  las necesidades que los anunciantes desean conocer.

• Los subsidios cruzados: Al dar algo gratis, los consumidores se sienten atraídos para

comprar alguna otra cosa.

Ambas estrategias, la ventanilla única, así como dar los productos en forma

libre, puede, por supuesto, combinarse.

Implicaciones éticas  para evitar las estrategias de la piratería

¿Cuáles son las implicaciones éticas de la piratería en las dos estrategias sugeridas? En el siguiente debate, voy a aplicar  los principios  deontológicos y   consecuencialistas que son, según Fieser (2009), “los más comúnmente citados  en el debate ético. “Esos son :

• Beneficio personal (consecuencias beneficiosas para el individuo)

• Beneficios sociales (consecuencias beneficiosas para la sociedad)

• Principio de la benevolencia (ayudar a los necesitados)

• Principio de paternalismo (ayudar a otros en la búsqueda de su mejor interés

cuando no pueden hacerlo por sí mismos)

• Principio del daño (no hacer daño a otros)

• Principio de honestidad (no engañar a los demás).

• Principio de autonomía (admitir la libertad de una persona sobre sus propias

acciones y su cuerpo)

• Principio de legalidad (que no violan la ley)

Como cada transacción, regalar cosas para los productos de venta libre o a través de una ventanilla única son acuerdos entre vendedor y comprador. Dado que el vendedor determina un precio y el comprador puede estar de acuerdo con este precio o no, las consecuencias tanto para la gente serán beneficiosas cuando se trata de una transacción – el vendedor se gana el dinero que esperaba y el comprador obtiene el producto que quería. Además, dicha operación es honesta, legal y no es nociva, porque el vendedor fija un precio aceptable para él y el comprador decide aceptarlo o no. También se reconoce a una persona  la libertad sobre sus propias acciones, que no obliga a nadie a participar en tales transacciones – los miembros del público podrían obtener directamente  sus películas del autor o en el cine o decidir no comprar ninguna película. Los autores, por su parte pueden ofrecer su trabajo de forma gratuita o a través de una ventanilla única o decidir la publicación de sus de trabajos a través de canales alternativos.

Sin embargo, una ventanilla única siempre  puede crear el peligro de un monopolio. Esta situación de monopolio podría dar lugar a un aumento de los precios, que excluiría a los miembros individuales de la audiencia. Monopolizar una tienda en ventanilla debe evitarse porque va en contra de las razones de su propia creación. Siguiendo el objetivo de la disponibilidad universal de los bienes fílmicos, una ventanilla  debe garantiza rsu disponibilidad universal para cumplir su función.

En el debate popular, la entrega de productos de forma gratuita se ha criticado porque posiblemente conduce a una situación en la que las grandes corporaciones comerciales llevan a la gente a producir obras de forma gratuita y luego usan esas obras para obtener ganancias a través de publicidad o de otros modelos de negocios. YouTube puede ser un ejemplo. Pero, de nuevo, esta es una negociación entre la empresa y un individuo productor. Si el productor libremente acepta los términos – y las motivaciones que podrían no ser monetarios – no se viola ningún principio ético[6].

Las consecuencias en el nivel de la sociedad, como se mencionó anteriormente, serían

de una mayor disponibilidad de películas – de forma gratuita y / o en una ventanilla única. Esto beneficia a los públicos. Las películas  informan, educan y entretienen. Trabajando en un nivel emocional contribuyen  a la ciencia y al periodismo,. Como Brynjolfsson, Hu ySimester (2007) señalaron, una ventanilla única digital no sólo disminuye la búsqueda de costos, sino también, como consecuencia,  la distribución de ingresos de manera más uniforme en toda la gama de productos de entretenimiento. Cuando en un mundo no digital  el 80 por ciento de los ingresos es para un 20 por ciento de los títulos,  se podrían reducir los costos para permitir una más fácil colocación de los títulos  no solicitados llevando a cambiar  este principio de un 20 por ciento de los los títulos por el 72 por ciento de los ingresos. La distribución más equilibrada de los ingresos permitiría una mayor diversidad, que también beneficiaría a las audiencias. Además, una más equitativa distribución de los ingresos apoya los principios de la benevolencia y el paternalismo, para ayudar a aquellos con menores ingresos a conseguir sus intereses.

Conclusión

Una ventanilla única o los modelos de negocio que rodean la distribución libre de contenidos fílmicos está destinada a beneficiar a la sociedad como un todo sin hacer daño a los  cineastas individuales. Está claro que es beneficiosa para la sociedad el tener acceso a una amplia gama de productos fílmicos. Esto, sin embargo, hace  necesaria una compensación para los productores. Ambos modelos propuestos pueden aplicar tal indemnización. Se evitarían las consecuencias de la piratería como un universal la ley simplemente evitando la piratería.

La aplicación de los modelos anteriores, sin embargo, corresponde a la industria del cine. Al no aplicar estas estrategias para evitar la piratería, se estarían destruyendo las bases mismas de lo que pretende industria.

La piratería – ya sea provocando un efecto de sustitución o de toma de muestras – en todo caso, indica claramente la demanda pública de los productos de entretenimiento.

La industria del entretenimiento no saisface esta aspiración. La industria tiene ahora la

elección de a) criminalizar una gran parte de su audiencia o b) aplicar modelos que eviten el problema del polizón. Sin embargo, la industria del cine renuncia

no sólo a lo que desea la sociedad, sino también a lo que se ha demostrado como una posibilidad [7]. Las acciones, o mejor la inacción de la industria del entretenimiento ponen sus propios intereses por encima del de la sociedad.

Tratando de encontrar nuevos modelos  más compatibles con los deseos de la audiencia, esta sería la fórmula moralmente preferida, ya que benefician a la sociedad

sin perjudicar a los productores individuales  o al entretenimiento de toda la industria[8].

Dado que existen las posibilidades tecnológicas para cumplir lo deseos de la sociedad,  sólo se puede suponer que la industria está tratando de proteger los viejos ingresos tradicionales sin abrazar otras nuevas vías. Esta acción conservadora y claramente egoísta busca el beneficio personal de la industria cinematográfica (aumento de sus ganancias) más que el beneficio de la sociedad para hacer más películas.  Además, rompe con los principios del paternalismo, ya que es la industria del cine la que se encuentra en la posición en la que puede ayudar a otros (el público) para satisfacer sus deseos. El público no puede hacerlo por sí mismo (por lo menos no de manera legal). Sólo la industria del cine puede decidir aplicar las estrategias señaladas más arriba. Por lo tanto, el error ético de la industria debe ser considerada como de mayor grado que el error ético de la piratería por parte de la audiencia. La falta de acción de la industria, además, tiene un impacto negativo en el único creador, el no convencional, que no tiene  visibilidad y por lo tanto, no  puede ganar dinero.

Las anteriores sugerencias para evitar la piratería podrían no “matar” a la piratería. Pero disminuiría el problema. Y, más importante para este debate,  pasar la responsabilidad ética de la piratería de la persona a la industria cinematográfica .[9]

Referencias

Andersen, B., & Frenz, M. (2007). The impact of music downloads and P2P file-

sharing on the purchase of music. A study for Industry Canada. Retrieved 12

August 2009 from http://www.ic.gc.ca/eic/site/ippd-

dppi.nsf/vwapj/IndustryCanadaPaperMay4_2007_en.pdf/$FILE/IndustryCanadaPaperMay4_2007_en.pdf

Anderson, C. (2009). Free. The future of a radical price. London: Random House

Business.

Anderson, N. (2008). Reznor makes $750,000 even when the music is free

[Electronic Version]. Ars Technica. Retrieved 7 July 2009, from

http://arstechnica.com/old/content/2008/03/reznor-makes-750000-even-when-the-

music-is-free.ars

Bahanovich, D., & Collopy, D. (2009). Music experience and behaviour in young

people.Unpublished manuscript.

Blackburn, D. (2004). On-line piracy and recorded music sales.Unpublished

manuscript.

Blackburn, S. (2001). Being good. A short introduction to ethics. Oxford: Oxford

University Press.

Brynjolfsson, E., Hu, Y. J., & Simester, D. (2007). Goodbye Pareto principle, hello

Long Tail. The effect of search costs on the concentration of product sales

[Electronic Version]. Social Science Research Network. Retrieved 20 August

2009, from http://ssrn.com/abstract=953587

Cuban, M. (2009). Free vs. freely distributed. Retrieved 19 August 2009, from

http://blogmaverick.com/2009/06/30/free-vs-freely-distributed/

Doctorow, C. (2009, 28 July 2009). Chris Anderson••s Free adds much to the Long

Tail, but falls short. Retrieved 30 July 2009, 2009, from

http://www.guardian.co.uk/technology/blog/2009/jul/28/cory-doctorow-free-chris-

anderson

Economics, O. (2009). Economic impact of legislative reform to reduce audio-visual

piracy. Final report [Electronic Version]. Retrieved 10 August 2009, from

http://www.oxfordeconomics.com/Free/pdfs/AVPiracy.pdf

Fieser, J. (2009). Ethics [Electronic Version]. The Internet Encyclopedia of

Philosophy. Retrieved 20 August 2009, from http://www.iep.utm.edu/ethics/

Gopal, R. D., Bhattacharjee, S., & Sanders, G. L. (2006). Do artists benefit from

online music sharing? The Journal of Business, 79(4).

Hui, K.-L., & Png, I. (2003). Piracy and the Legitimate Demand for Recorded Music.

Contributions to Economic Policy and Analysis, 2(1).

Kelly, K. (2008). Better than free. Retrieved 13 August 2009, from

http://www.kk.org/thetechnium/archives/2008/01/better_than_fre.php

Koestler, A. (1964). The act of creation. New York: Macmillan.

Lessig, L. (2008). Remix : making art and commerce thrive in the hybrid economy.

New York: Penguin Press.

Liebowitz, S. J. (2004). Will MP3 downloads annihilate the record industry? The

evidence so far. In G. Libecap (Ed.), Intellectual property and entrepreneurship.

Series on advances in the study of entrepreneurship, innovation and economic

growth (Vol. 15, pp. 229-260). London: Elsevier.

Oberholzer, F., & Strumpf, K. (2004). The effect of file sharing on record sales. An

empirical analysis. Retrieved 13 August 2009, from

http://www.unc.edu/~cigar/papers/FileSharing_March2004.pdf

Pievatolo, M. C. (2004). Publicness and private intellectual property in Kant’s political

thought. Paper presented at the 10th International Kant Congress. Retrieved from

http://bfp.sp.unipi.it/~pievatolo/lm/kantbraz.html

Pievatolo, M. C. (2008). The scope of property: why does Kant reject the concept of

intellectual property? Unpublished manuscript, Manchester.

Pozzo, R. (2006). Immanuel Kant on intellectual property [Electronic Version].

Trans/Form/Ação, 29, 11-18, from

http://www.scielo.br/pdf/trans/v29n2/v29n2a02.pdf

Rob, R., & Waldfogel, J. (2006). Piracy on the high C’s. Music downloading, sales

displacement, and social welfare in a sample of college students. Journal of Law

and Economics, 49(1), 29-62.

Schroeder, S. (2008). Study confirms. Piracy is better than the real thing. Retrieved

12 August 2009, from http://mashable.com/2008/03/05/piracy-study/

Schulz, W., Held, T., & Laudien, A. (2005). Suchmaschinen als Gatekeeper in der

öffentlichen Kommunikation. Rechtliche Anforderungen an Zugangsoffenheit und

Transparenz bei Suchmaschinen im WWW. Düsseldorf: Landesanstalt für Medien

Nordrhein-Westfalen.

Silverthorne, S. (2007). Delivering the digital goods. ITunes vs. peer-to-peer

[Electronic Version]. The Journal of Professional Pricing, Fourth Quarter 2007, 14-

18. Retrieved 25 August 2009, from

http://members.pricingsociety.com/articles/Delivering-the-Digital-Goods.pdf

Siwek, S. E. (2006). The true cost of movie picture piracy to the U.S. economy.

Retrieved 13 August 2009, from

http://www.ipi.org/IPI/IPIPublications.nsf/PublicationLookupFullTextPDF/293C69E7D5055FA4862571F800168459/$File/CostOfPiracy.pdf?OpenElement

UKFC. (2009). 2009 Statistical year book. Retrieved 20 August 2009, from

http://sy09.ukfilmcouncil.ry.com/?id=41095

Walker, J. A., & Chaplin, S. (1997). Visual culture. An introduction. Manchester:

Manchester University Press.

Zentner, A. (2004). Measuring the effect of music downloads on music purchases.

The Journal of Law and Economics, 49(1), 63-90.


[1] Nico Meissner:Forced Pirates and the Ethics of Digital Film. Paper prentado en ETICA conference, Rovira i Virgili University, Tarragona, Spain on 13th April 2010

[2] Dado que Internet se está aún desarrollando, y que los temas de las descargas en Internet no han sido resueltas .podemos asumir que estos temas seguirán teniendo una importancia grande en el futuro.

[3] La distinción entre convencional y no convencional no tiene en sí  rígidos

límites. Más bien, puede ser imaginado como una serie, en los títulos comerciales de Hollywood forma uno de los polos (mainstream) y las producciones de forma independiente, sin intención comercial el polo opuesto (no convencional). Todas las películas se puede encontrar entre estos extremos.

[4] Además, la realización de películas, debido a la tecnología digital, se ha hecho tan asequible que no  cuesta nada, o muy poco, producir una película. Por lo tanto, el cine como una forma de arte no acaba de desaparecer debido a la falta de financiación.

[5] “podría ser” debido a la piratería de ser éticamente incorrecto, tenemos que asumir que la piratería como un ley universal conduciría a un efecto de sustitución completa.

[6] Supongo que el no monopolio existe y que la competencia puede regular el mercado y

en consecuencia, satisfacer a todos los actores individuales.

[7] iTunes y YouTube son ejemplos de éxito. Ambos son rentables. Regalar el contenido ya ha generado beneficios para los músicos como Nine Inch Nails (Anderson, 2008).

[8] Es necesario comprender que los productos regalados o la prestación de una ventanilla única no necesariamente destruyen fuentes de ingresos tradicionales. Más bien, será un ingreso adicional corriente. Podría convertirse en un sustituto para la compra de DVD / visión de la película de alquiler, pero el teatro filmado es una experiencia totalmente diferente y por lo tanto un mercado diferente. Estudios realizados por el UK Film Council (UKFC 2009) muestran que, incluso, mientras que los ingresos en línea de películas está aumentando, también lo fueron los ingresos de teatro entre 2006 y 2008. Esto es lo que Kelly (2008) hablaba de cuando él afirmó que la materialización no es un bien infinito. La experiencia del cine es una encarnación del medio fílmico.

[9] Las estrategias presentadas y las implicaciones éticas de ninguna manera se aplican únicamente all cine digital. Ellas pueden, al menos en parte, ser discutidas y aplicadas en la mayoría, si no en todos, en los otros campos de  la información, incluyendo literatura, música, juegos, aplicaciones e imágenes.

La transparencia como forma de la objetividad.

Etica y periodismo. La era de los links retoma el lugar de la era del papel. Implicaciones del concepto de  representación de la realidad.

David Wienberger

http://www.hyperorg.com/blogger/2009/07/19/transparency-is-the-new-objectivity/

La transparencia es la nueva objetividad
Un amigo me pidió que publique un explicación de lo que me refería cuando dije en PDF09 que “la transparencia es la nueva objetividad”. En primer lugar, pido disculpas por el cliché de “x es el nuevo y.” En segundo lugar, lo que quise decir es que la transparencia ahora ha sustituído la vieja objetividad en la ecología del conocimiento.
Fuera de la esfera de la ciencia, la objetividad está desacreditada en estos días como algo más que una aspiración, y hasta esta aspiración parece bastante imprecisa. El problema de la objetividad es que se trata de mostrar lo que se ve del mundo desde ningún punto de vista particular, que es como preguntarse a qué se parece  algo en la oscuridad. Sin embargo, la objetividad – incluso como un objetivo inalcanzable – tuvo un papel importante en el cómo hemos llegado a confiar en la información, y en la economía de los periódicos en la era moderna.
Así constatamos como esto empujó al principio a los periódicos en contra de los blogs. Se nos dijo que los bloggers tienen agendas, mientras que los periodistas nos dan una información objetiva. Por supuesto, si usted no cree que la objetividad es posible, entonces usted cree que la pretensión de objetividad  en realidad esconde los sesgos que existen inevitablemente. Eso es lo que quería decir cuando, durante una conferencia de bloggers de prensa en la Convención Nacional Demócrata 2004, le pregunté al ganador del Premio Pulitzer, el periodista Walter Mears a quién estaba estaba apoyando para la presidencia. Me respondió (parafraseando!), “Si se lo digo, ¿cómo se puede confiar en lo que escribo?”, A lo que respondí que si él no nos dice, ¿cómo podemos confiar en lo que está en los blogs?
Entonces, ese es uno de los sentidos en el que se usa la transparencia como la nueva objetividad. Lo que se solía creer, porque pensábamos que el autor era  objetivo, ahora creemos porque podemos ver a través de los escritos del autor a las fuentes y los valores que le llevaron a esa posición. La transparencia da al lector información por la que se pueden eliminar algunos de los efectos no deseados de aquellos parcialidades siempre presentes. La transparencia nos lleva a aceptarla como la forma utilizada para la objetividad.
Este cambio hace parte de la época actual.

La objetividad  puede  presentarse como un punto de llegada para la credibilidad: Si la fuente es objetiva y bien informada, habrá razones suficientes para creer. La objetividad del periodista es un punto de llegada para la investigación del lector. Esa fue parte del gran valor final reclamado por los periódicos: “No se puede creer lo que leí en un periódico sensacionalista tendencioso, pero como nuestro objetivo es la noticia,  su investigación puede ya detenerse aquí. Los sistemas de acreditación se apoyan sobre la misma base: Usted puede detener su búsqueda  cuando se llega a una autoridad con credenciales que dice: “Yo me ocupo. Puedes creerlo.” Fin de la historia.

Pensamos que se trata de cómo funciona el conocimiento, pero resulta que es realmente cómo funciona el papel. La transparencia prospera en un medio con vínculos, para que, literalmente, se puedan ver las conexiones entre las pretensiones del proyecto final y las ideas con las cuales se informó. El papel, por el contrario, sólo aspira a los enlaces o vínculos. Se puede buscar una cita, pero eso es caro, consume tiempo y esa actividad tiene más probabilidades de resultar en fracaso que éxito. Así, durante la Edad del papel, nos acostumbramos a la idea de que la autoridad venía en forma de una señal de stop: Usted ha llegado a una fuente cuya fiabilidad no requiere de mayor investigación.
En la Edad de los links,  seguimos utilizando las credenciales y confiamos en las autoridades. Estas son maneras de ampliar los conocimientos indispensables, es decir, haciéndonos saber más de lo que sólos cualquiera de nosotros podría hacerlo. Sin embargo, cada vez más, las credenciales para el mejor trabajo  y la autoridad del conocimiento  se halla  en la mercancía, el tema ya está establecido y no vale la pena discutir sobre eso. En los bordes de los conocimientos – en el análisis y la contextualización que los periodistas hoy en día nos dicen que es su valor real – que quieren, necesitan, pueden tener allí se halla la transparencia. La transparencia añade a  la información   una manera de ver  la forma que pueden sus tener  hipótesis y  valores , y nos permite ver los argumentos que el informe resuelve de una forma y no otra. La transparencia – la capacidad incluída  de ver a través del proyecto publicado – a menudo nos da más razones para creer que una iformación posee la pretensión de objetividad de quien lo hizo.
De hecho, la transparencia presupone la objetividad. Cualquier persona que proclama la objetividad debe estar dispuestos a respaldar esta afirmación dejandonos ver las fuentes, los desacuerdos, y los  supuestos   valores personales, existenes fuera del texto. La objetividad sin transparencia cada vez más se parecerá a la arrogancia. Y luegoes  una tontería, ¿por qué deberíamos confiar en lo que una persona – con la mejor de las intenciones – insiste en que es cierto cuando en cambio podría tener una red de pruebas, de ideas y argumentos que mostrar?
En resumen: La objetividad es un mecanismo de confianza de aquellos que confían en que su medio de comunicación no puede tener enlaces. Ahora nuestro medio lo puede.

ETICA INTERCULTURAL DE LA INFORMACIÓN

Conferencia pronunciada en la Facultad de Ciencias de la Comunicación el 8 de Abril 2010. Departamento de Periodismo y ciencias de la comunicación, Master de Investigación y Doctorado.

Rafael Capurro: “Lo esencial es aquello que está entre las culturas”

Un resumen de J.M. Perez Tornero

La Ética Intercultural de la Información (EII) debe ser solidaria y hospitalaria no sólo con respecto a las normas y principios morales de cada cultura, sino también con quienes han quedado marginados en medio de una sociedad globalizada por la tecnología digital, explicó el filósofo Rafael Capurro.

La conferencia bajo el título ” Desafíos teóricos y prácticos de la ética intercultural de la información“, acogió a estudiantes del postgrado de Comunicación y Periodismo de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB).

En una sociedad donde la revolución digital se ha transformado  en un asunto político por la profunda influencia que tiene en las normas, principios y valores que subyacen en la vida social, la Ética Intercultural de la Información debe asumir la responsabilidad de abrir una reflexión sobre visiones y opciones de vida que partan de un mundo que se une y se separa cada día más intensamente con base a la comunicación digital, dijo durante el encuentro que tuvo lugar los días 8 y 9 de de abril.

Tras puntualizar que el eje de sus reflexiones es la diferencia entre moral y ética, el Director del Steinbeis Transfer Institut Information Ethics (STI-IE), en Alemania, explicó que el papel de esta última es cuestionar las reglas y la moral que, con la revolución digital, han entrado en crisis. Por esto, la ética de la comunicación tiene que partir del diálogo, de la aceptación de la libertad de otros, sin universales absolutos. El imperativo categórico actual debería de esa ética es: sé libre y dejar ser libre. Lo importante hoy es cómo pensar la libertad en el mundo digital.

Armonía/Autonomía

Es la misma diversidad la que hace que, por ejemplo, en países orientales como China, el valor supremo que se está potenciando sea la idea de “armonía” del cuerpo social, de la comunidad -lo hace sistemática el gobierno potenciando una vuelta al Confucianismo. Idea que, en todo caso, no puede velar, dice Capurro, el potencial peligro totalizador y autoritario que se esconde tras una “armonización” autoritaria de la sociedad.

Occidente, por su lado, siempre ha privilegiado la idea de individuo. La noción de armonía -en los términos de la filosofía oriental- es ajena al pensamiento occidental. Por contra, la noción de individuo es más extraña en el pensamiento oriental. El budismo niega el individuo, el pensamiento chino valora sobre todo la comunidad.

Sea cual sea la funcionalidad y validez de tales ideas en sus correspondientes contextos, lo que es evidente es que en este caso se dan dos agendas distintas, dos prioridades para sistemas éticos que sólo pueden ser, pues, diversos.

Para Capurro, el desafío ético no debe limitarse a crear un código sino promover la reflexión global y local sobre temas tan complejos que requieren un análisis e interpretación constante cuando se trata de ponerlos en práctica. “Necesitamos más que nunca un espacio abierto para compartir no sólo local, sino también globalmente este tipo de reflexión” y por ello, la Ética Intercultural de la Información (EII) se refiere a la relación entre normas morales universales y las tradiciones morales locales.

Los Comités de Ética

La ética de la comunicación debe tomar distancia crítica de la agenda comunicativa de la sociedad y de la política, sin embargo, hay vías fructíferas de colaboración entre el mundo político y la reflexión ética, explica Capurro. Y un ejemplo lo encontramos en los comités de ética que, a propuesta de la Comisión Europea, se han constituido en todos los países de la Unión. Se trata de grupos reducidos (12 ó 15 personas) que tienen por misión reflexionar, meditar y emitir dictámenes sobre las cuestiones éticas que les presentan a manera de recomendaciones, los políticos y gobernantes.

Es probable -señaló Capurro, quien ha sido profesor de Ciencia de la  Información y de Ética de la Información en la Universidad de los Medios de Stuttgart (1986-2009)- que mucho de lo que se propone en estos comités no tenga, en ocasiones, la menor incidencia en el mundo real. No obstante, la obligación de sopesar meditar y explicitar juicios y razonamientos sobre cuestiones acuciantes acaba generando, aunque sea a la larga, algún tipo de consecuencia. Siempre produce avances.

Aseguró que el problema que enfrentan las universidades es que están muy alejadas de los quehaceres políticos, cuando su labor tendría que ser partir de análisis para proponer planteamientos éticos y científicos que se reflejen en recomendaciones para generar políticas en poder. Ese es el papel de los comités de expertos, que más que equipos moralizantes, deben ser asesores que si bien no hacen política, deben influir en ella.

Los investigadores y académicos tienen la tarea de prever cómo y cuáles serán los conflictos en el mundo digital, asumió. Para ello, la via regia metodológica (o camino de oro) que propone es la de una reflexión crítica comparada intercultural en el que se tomen en cuenta tanto las “normas finas” (universales) y las “normas gruesas” (los argumentos morales más profundos y particulares) dado que uno de los principales desafíos de la Ética de la información es la tensión que existe entre la universalidad de los principios morales y la pluralidad de las culturas

Los desafíos teóricos de la Ética de la Información

Al hablar de las diversas posiciones teóricas que hoy en días se defienden en torno a la Ética en la Sociedad del Conocimiento, Capurro mencionó a filósofos como Soraj Hongladarom y Charles Ess, cuyo punto de partida “es el pluralismo ético que refleja un pluralismo moral”;  así como a Luciano Floridi, de la Universidad de Hertfordshire, en Gran Bretaña, quien distingue entre “ética de la comunicación global” y una “ética de la información global”, a partir de la “ontología compartida” como término clave, es decir una ontología (ciencia de los entes), es decir, que considera suficiente partir de una “ontología ligera y horizontal que respete la diversidad de culturas como condición de posibilidad de interacción pragmática entre culturas.

Por otro lado, Philip Brey y Ken Himma, de la Universidad de Twente, en Holanda y de la Seattle Pacific Univiversity,  respectivamente; defienden la necesidad de un análisis intercultural grueso o vertical.

Brey hace una distinción entre un relativismo moral descriptivo en la ética de la información, ya que si estas diferencias no existieran, la discusión en torno el relativismo normativo o metaético no tendría sentido. Así, la tarea fundamental de la EII es estudio comparado de sistemas morales, lo cual deja de lado otros efectos que las TIC puedan tener en la sociedad, mencionó Capurro.

Entre tanto, para ken Himma la comparación de éticas a nivel normativo tiene como único objetivo el llegar a un acuerdo. El problema en este caso, dice Capurro, es que “Himma elabora buenos argumentos para defender el objetivismo pero no desarrolla a partir de ellos un sistema de normas objetivas de ética de la información”.

Al explicar su propia posición, Rafael Capurro, quien recientemente fue nombrado “Distinguished Researcher in Information Ethics” (2009-2012) por la Universidad de Wisconsin, Milwaukee, School of Information Studies,  consideró que lo fundamental al abordar el fenómeno de la globalización digital (ontología digital) es  tener claro que se requiere de un análisis intercultural para evitar conflictos que aflorarán en casos concretos dada la diversidad de cosmovisiones y por lo tanto de conceptualizaciones que hacen difícil el paso y la creación de normas iguales para una cultura y otra.

Habermas o Luhman

Frente a esta diversidad de perspectivas, en Alemania existe un continuo debate entre dos formas de enfocar el análisis de la comunicación: la de Jürgen Habermas que, a través de su ideal de espacio público, sostiene la necesidad de establecer un consenso sobre las normas esenciales que rigen la comunicación. En términos normativos, el ideal de que el espacio público exige el diálogo igualitario entre las partes y el respeto a unas normas. A Capurro, este modelo -el del espacio público igualitario e parece idealista, con poca capacidad de dar cuenta de la complejidad de los hechos.

La otra perspectiva está representada por el enfoque de Niklas Luhman, que piensa la comunicación en términos de sistemas, de estructuras y sistemas. Según su punto de vista, no habría un solo espacio público, sino una articulación de diferentes públicos con diferentes reglas y sus espacios correspondientes. La sociedad comunicativa sería entonces fruto de una diversidad estructurada y de una comunicación sistémica.

Es este modelo es, según Rafael Capurro, el que permitiría fundar la ética intercultural de la comunicación, aceptando la diversidad y, por tanto, la reflexión crítica, desde múltiples perspectivas. Permitiría, por otro lado, pensar la unidad del hacer humano y de sus normas. O sea un sistema de pensamiento, o, mejor dicho, un sistema de sistemas de pensamiento, en el que puede asentarse el imperativo categórico de la ética propuesta por Capurro: sé libre. En este sentido, la ética se entiende como el esfuerzo crítico por construir la libertad de todos.

Es este el sentido más profundo del término “ética global de la información'” debe ser no sólo la globalización de una moral y su codificación sino un espacio y un tiempo que se puede crear en diversos contextos como el político, el académico, en las escuelas, en de los medios de comunicación de masas y naturalmente en internet porque si bien el Siglo XXI es el siglo en el que la comunicación y la superficialidad son pivotes de la cultura occidental que causan fascinación, también en cierto que la estructura de internet permite que exista un pensamiento en común que antes no era impensable.

2 de abril 2010

El debate sobre el papel de los blogueros como alternativa o alternancia con el periodismo tradicional no cesa de interesar. En este debate se cruzan los problemas de una  ética del periodismo, la vieja cuestión de la objetividad en la transmisión del conocimiento y el concepto de la transparencia como posible respuesta en la era de los links, la retórica de la visibilidad y la teoría de la representación, y una ya inevitable vuelta a la teoría del texto.

Es un debate que ampliaré en siguientes publicaciones. mientras tanto, he aquí algunos enlaces necesarios:

David Wienberger .http://www.hyperorg.com/blogger/2009/07/19/transparency-is-the-new-objectivity/

Cartografiar lo contemporaneo http://yannickrumpala.wordpress.com/2009/01/04/cartographier-le-contemporain/

Sloterdijk: no revolución sino explicitación

http://yannickrumpala.files.wordpress.com/2009/01/rumpala-la-connaissance-et-la-praxis-des-reseaux-comme-projet-politique2.pdf

Se necesita una ética de la información participativa?

Pisani en http://pisani.blog.lemonde.fr/2010/03/22

El debate ético periodístico   en Colombia sobre el tema

http://www.eluniverso.com/2010/03/21/1/1431/etica-periodistica-era-digital.html

Mi comentario en castellano y en francés a J’ai un problème avec “dématérialisation” de Pisani (ver en mi blog su enlace)

Desmaterializar, como tantas otras palabras, provienen de la técnica y luego pasan a la tecnología, es decir, con un plus semántico o ideológico. Desmaterializar puede ser comparado con ocultamiento, como sutilmente parece intuir Pisani. Ocultamiento del origen material, o del proceso de producción.

Para algunos, desmaterialización significa no tener anclaje en la realidad, y por tanto, sin fundamento o sin existencia, etc. Y ya estamos en plena ontología de la cuestión.

Desmaterializar también evoca a nuestros antepasados postmodernistas y la deconstrucción .¿dónde termina la materia del objeto?. Veo que algún comentarista de este tema también lo atribuye a deshumanización!

Creo que alrededor de la desmaterialización se ha ido construyendo una retórica cuyas figuras se encuentran en términos tan evocadores como : les inmateriales, la transparencia  como oposición a lo opaco (tan usada por los ideólogos del periodismo objetivo), lo imaginario como oposición a lo racional, la memoria  y el archivo como oposición al acontecer real , lo artificial como oposición a lo natural,  lo virtual, lo infinito, la intemporalidad, la teoría del espectro, las sombras platónicas. Una retórica y también una semiótica (los signos como pura relacionalidad sin referencia con el real).

en francés en el blog de Pisani

Les posts de tant de commentaires  a la question très pertinent de Pisani m’encourage à écrire, même si mon français n’est pas la meilleure des mes langues.
Dématérialiser, comme les mots de nombreux autres termes du monde numérique viennent de la technique pour finir dans la technologie, c’est à dire un plus idéologique. Dématérialiser peut être comparé à la dissimulation, comme cela semble  subtilement proposer Pisani. La dissimulation de la matière brute ou tout processus de fabrication.
Pour certains, la dématérialisation n’à aucun moyen d’ancrage dans la réalité, et donc sans fondement, voire inexistant, et ainsi de suite… Et nous sommes déjà perdu dans l’ ontología de la question. D’où vient la matière?. Je vois certains commentaires sur cette question attribue également à la déshumanisation (et la societé du risque du U. Beck?).
Dématérialiser évoque aussi nos “ancêtres “ de la déconstruction postmoderne. !
et beaucoup de la litterature française sur le monde digital. Je pense que sous la proposition dématérialisation a été construit une rhétorique dont les montants sont exprimés en termes aussi évocateurs comme de l’ immatériel, de la transparence par opposition à l’opaque (comme celle utilisée par les idéologues du journalisme objectif), l’imaginaire, par opposition au rationnel , la mémoire et de fichiers, par opposition à des événements réels, l’artificiel, par opposition au naturel, l’infinité virtuelle, l’intemporalité des objects de consommation numérique, la théorie du spectre, les ombres de Platon, etc. Enfin, Pisani est entré aussi dans la rhétorique et la sémiotique (le signe comme entité relationnel pur, sans référence à la chose réelle) sans se proposer  (¿).

lorenzo

MUTAÇÕES DO VISÍVEL
Da comunicação de massa à comunicação em rede

Dênis de Moraes (organizador)

O compromisso essencial deste livro é analisar mutações de uma época de comunicação generalizada e em rede, na qual a vida social, as mentalidades, os valores e os processos culturais parecem definitivamente vinculados a telas, monitores e ambientes virtuais, sob o imperativo da cultura tecnológica e da midiatização.
Para enfrentar este quadro desafiador, Dênis de Moraes reúne um elenco de intelectuais que se destacam internacionalmente no exame de perspectivas, contradições e dilemas na órbita da multiplicação de canais, redes, sistemas, plataformas, circuitos infoeletrônicos, suportes e dispositivos.
O livro oferece um conjunto de reflexões sobre temas que aguardavam por análises aprofundadas, tais como: modelos de mediação na interseção da comunicação de massa com a comunicação em rede; os condicionantes da geração de conteúdos no capitalismo tecnológico; a incessante circulação de informações, saberes e entretenimentos em condições desiguais de acesso, assimilação e resposta; formas de hegemonia e contra-hegemonia que se defrontam na arena simbólica; concentração monopólica nos setores infocomunicacionais e o requisito da regulação pública; estratégias midiatizadas de celebração e consagração no campo jornalístico; ideologia e representação simbólica no ciberespaço; realinhamentos culturais e educativos nas redes planetárias; e fronteiras de sociabilidade e criatividade no entorno digital.
No prefácio, o cientista político Marco Aurélio Nogueira assim avalia a obra: “Mutações do visível traduz com competência os desafios que o mundo atual está experimentando no estratégico e sempre mais central setor da comunicação e da informação. Há nele uma combinação bem-sucedida de enfoques distintos que buscam convergir para uma mesma zona de embate crítico. São reflexões que privilegiam o que existe de protagonismo da mídia sem descuidar das disputas de sentido e das lutas por hegemonia que atravessam o campo da comunicação. Essa é sua força, e nisso repousa sua enorme utilidade.”

Da comunicação em massa à comunicação em rede: modelos comunicacionais e a sociedade de informação Gustavo Cardoso

Midiatização e produção tecnológico-simbólica no capitalismo contemporâneoValério Cruz Brittos

Gramsci e as mutações do visível: comunicação e hegemonia no tempo presente Dênis de Moraes

Transformações do campo jornalístico na sociedade midiatizada: as estratégias de celebração e consagração Antônio Fausto Neto

Mutações na superfície e mudanças estruturais: América Latina no Parnaso informacional Martín Becerra

A questão das tecnologias de comunicação: novas perspectivas Bernard Miège

Criatividade, inovação e cultura digital: um mapa de suas interações Manuel Castells

É possível uma estética das tecnologias da comunicação? Lorenzo Vilches

Convergência digital e diversidade culturalJesús Martín-Barbero

Sobre o organizador
Dênis de Moraes nasceu no Rio de Janeiro em 1954. É doutor em Comunicação e Cultura pela Universidade Federal do Rio de Janeiro e pós-doutor pelo Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO), sediado em Buenos Aires, Argentina. É professor associado do Departamento de Estudos Culturais e Mídia e do Programa de Pós-Graduação em Comunicação da Universidade Federal Fluminense e pesquisador do Conselho Nacional de Desenvolvimento Científico e Tecnológico (CNPq), da Fundação Carlos Chagas Filho de Amparo à Pesquisa do Estado do Rio de Janeiro (FAPERJ) e da Fundação Ford. Autor e organizador de diversos livros, entre os quais A batalha da mídia: governos progressistas e políticas de comunicação na América Latina e outros ensaios (Pão e Rosas, 2009), Sociedade midiatizada (Mauad, 2006), Combates e utopias: os intelectuais num mundo em crise (Record, 2004), Por uma outra comunicação: mídia, mundialização cultural e poder (Record, 2003), O concreto e o virtual: mídia, cultura e tecnologia (DP&A, 2001) e O planeta mídia: tendências da comunicação na era global (Letra Livre, 1998). Tem três livros publicados no Exterior: Sociedad mediatizada (Barcelona: Gedisa, 2007), Cultura mediática y poder mundial (Buenos Aires: Norma, 2006) e Por otra comunicación: medios, globalización cultural y poder (Barcelona: Icaria/Intermon, 2005). Foi contemplado com o Prêmio Cientista do Nosso Estado 2009 pela FAPERJ e com o Premio Internacional de Ensayo Pensar a Contracorriente 2010 pelo Ministerio de la Cultura de Cuba.

PROYECTO DE INVESTIGACIÓN 2009-20012

INVESTIGADOR PRINCIPAL: LORENZO VILCHES

TÍTULO DEL PROYECTO: Producción, economía, contenidos y públicos de la ficción televisiva multipantalla
Production, finance, contents and publics of fiction tv multiscreen

Acrónimo: CONVERGETVD

RESUMEN

Diseño de un modelo informático documental y audiovisual de integración de las diversas áreas que conforman la producción, economía, tecnologías, mercados, públicos y contenidos del género de ficción televisiva. Este modelo integrado permitirá relacionar todas las variables pertinentes de la industria de la ficción televisiva española y en grado comparativo con Iberoaméica y algunos países del centro de Europa. Especial relevancia presenta este modelo integrado en una base de datos relacionada y audiovisual para el conocimiento experto y seguimiento pormenorizado de la convergencia digital y su proyección en la TDT y multipantallas digitales, configurado en una aplicación abierta, para uso de los investigadores, profesionales, creadores y expertos del audiovisual.
Se trata de un Proyecto Coordinado en las cuales participan la Universidad Autónoma de Barcelona, La Universidad Rey Juan Carlos de Madrid y la Universidad de Valladolid. Otros investigadores procedentes de la Universidad de Málaga y la Universidad Ramón Llul el IFM y la Universidad de Toulouse-le-Mirail completan este equipo de trabajo por tres años.
Dirigido a productores, creadores, investigadores del audiovisual y responsables de políticas públicas, esta investigación está orientada a la creación de una herramienta metodológica y conceptual, sofisticada técnicamente pero de fácil acceso y usabilidad para la gestión del conocimiento de los cuatro ámbitos de la industria televisiva:
1) Producción, emisión, programación y audiencia (mercado y perfiles sociales) de la ficción emitida por las televisiones de ámbito español terrestre y satelital. También se contará con el seguimiento pormenorizado de la ficción televisiva iberoamericana y europea relacionada con el mercado español de las televisiones; un análisis de la programación y contenidos del mercado norteamericano de la ficción permitirá completar un cuadro comparativo internacional del modelo actual y sus sustentabilidad en España. 2) La economía de la producción y los sistemas empresariales dominantes en las autonomías y en el conjunto de España e Iberoamérica que operan en territorio español. 3) El conocimiento de los públicos habituales, mediante su prospectiva en España en sus actitudes, conductas y tendencias hacia los contenidos, especialmente en uno de los niveles más sensible de la sociedad, el formado por los targets juveniles que están experimentando procesos de migración hacia los nuevos formatos digitales. 4) Las tecnologías de convergencia televisiva TDT y las multipantallas relacionadas con la distribución en móviles, IP, y microinformática. Aunque es pronto para hacer una previsión del desarrollo de una “ficción 100% digital” producto de la implantación de la TDT, no es menos cierto que el I+D+I (investigación, desarrollo, innovación) en el campo de la imagen y la narración de ficción ha experimentado un gran avance en los últimos 15 años. Queremos analizar los desarrollos de la productividad digital en relación con los contenidos seriales tradicionales. El estudio de este panorama general nos posibilitará obtener, al término de la investigación, un libro blanco sobre la TDT y la producción de contenidos de ficción en la industria del audiovisual de España.